13 de abril de 2021

Romaza

                                                    ¡Ayúdame tú, bien mío,
                                                    yo te enseñaré las yerbas!

                                                    La lenguaza, la romaza;
                                                    jugosa la lechetrezna
                                                    para pintarse lunares
                                                    la niña que no los tenga

                                                                      La pastora y el pastor (Al alba del alhelí)
                                                                      Rafael Alberti



Aparte de romaza, el Rumex crispus, recibe muchos otros nombres como lengua de vaca, lengua de buey, acederas, vinagreras, tabaquera...pero el más curioso es el que recibe en algunas zonas de México: Juan primero


Mirando si la romaza tiene alguna utilidad me he encontrado que, aparte de haberse usado tanto para las diarreas como para el estreñimiento, se usa como mordiente para la lana. Y claro inmediatamente me he preguntado qué es eso de mordiente. Si un tejido lo sumergimos en un tinte, posiblemente tomará el color pero éste se irá con el lavado. Para que esto no suceda se utilizan unas sustancias que fijan el tinte y que se conocen como mordientes. La mayoría de los mordientes son minerales (sulfato ferroso, sulfato de cobre, alumbre...) pero también se han usado vegetales como las hojas de la romaza machacadas y hervidas.


A él mismo, a Herbal, de niño, lo había cogido un aire. Se quedó de color verde, de un verde feo como de romaza, y crecía sólo a lo ancho.
                                                                       El lápiz del carpintero
                                                                       Manuel Rivas




30 de marzo de 2021

Azotacristos

Un día,el pastor miraba aquel paisaje un tanto agrio: había aliagas secas, cardinchas y azotacristos

                                                                                        El envés de la hoja    
                                                                                        Manuel Alvar                                                                                                                              

Ha querido la tradición popular hacer de este cardo de hojas muy espinosas, de nombre científico Carthamus lanatus, el origen de la corona de espinas de Cristo de ahí algunos de sus nombres: cardo de Cristo, cardo santo, azotacristos, espinas de Cristo...


Con los tallos se elaboran en algunas regiones los palos de las zambombas, por ello es conocido como cardo zambombero, y su flor ha sido usada para cuajar la leche. Las flores al aplastarlas segregan un jugo rojizo con el que antiguamente los niños jugaban a pintarse.


Confieso que yo mismo le arrecosté de alma media arroba de pencazos y todavía con una rama de azotacristos, larga y espinuda
                                                                                         Cuentos Tallanes
                                                                                         Víctor Borrero





16 de marzo de 2021

Vulneraria, Pitiflor

  
                                                           Tengo los ojos puestos,
                                                           en un muchacho,
                                                           delgado de cintura,
                                                           moreno y alto,
                                                           A la flor,
                                                           a la pitiflor,
                                                           a la verde oliva,
                                                           a los rayos de sol
                                                           se peina la niña.
                                                                                      Tengo los ojos puestos
                                                                                       Federico García Lorca


La Anthyllis vulneraria, popularmente conocida como vulneraria recibe nombres tan curiosos como hierba de la cuchillada o pie de gallo encarnado, vaya usted a saber por qué, y el muy poético de pitiflor blanca. Con todo no creo que el poema de Lorca haga referencia a nuestra planta de hoy sino que más bien sea uno de esos juegos con las palabras a los que eran tan aficionados algunos poetas del 29.


Anthyllis proviene del griego anthos, flor, y sería algo así como planta florida. Lo de vulneraria hace referencia a una de sus propiedades, la de curar llagas y heridas. También se ha usado en tisana para tratar el estreñimiento.


No fue Lorca el único en usar el término pitiflor. También Alberti, pero refiriéndose a Lorca

                                    En esta noche en que el puñal del viento
                                    acuchilla el cadáver del verano,
                                    yo he visto dibujarse en mi aposento
                                    tu rostro moro de perfil gitano.

                                    Vega florida. Alfanjes de los ríos,
                                    tintos en sangre pura de las flores.
                                    Adelfares. Cabañas. Praderíos.
                                    Por la sierra, cuarenta salteadores.

                                    Despertaste a la sombra de una oliva,
                                    junto a la pitiflor de los cantares.
                                   Tierra y aire, tu alma fue cautiva...

                                   Abandonando, dulce, sus altares,
                                   quemó ante ti una anémona votiva
                                   la musa de los cantos populares

                                                        A Federico García Lorca, poeta de Granada (Otoño)
                                                        Rafael Alberti





2 de marzo de 2021

Raspilla, granza

     

                                                 La virgen de esta leyenda,
                                                 al discurrir por el prado,
                                                 iba recogiendo flores
                                                 de perfume y tinte vario:
                                                 madreselvas y dondiegos,
                                                 correhuelas color blanco,
                                                 raspillas, lirios del valle.

                                                                            Tragedia floral: poemita infantil
                                                                            Alejandro Andrade Coello


De la misma familia que la rubia peregrina  y la  azotalenguas que ya aparecieron por aquí, la Sherardia arvensis comparte con ellas el estar cubierta de pelillos, y pienso que quizás de ahí venga el nombre de raspilla.

Lo de Sherardia es en homenaje al botánico inglés William Sherard , arvensis de arva, campo de labranza, lo que nos habla de que podemos encontrarla en terrenos de cultivo.



16 de febrero de 2021

Almorta silvestre

Corrió un aire fresco por las estancias, disipando embrujos y sortilegios. Claras cortinas alegraron los salones, en tanto que dos soberbios alazanes, traídos por un caballerizo de librea, se instalaron en las cuadras que volvían a oler a heno, avena y almorta.                                                                                                                                                                             El siglo de las luces.                                                                                                                                                 Alejo Carpentier

Son varias las plantas pertenecientes al género Lathyrus que reciben el nombre común de almorta. La que presento hoy es la Lathyrus cicera, fácilmente reconocible por sus flores de un color rojo intenso. Además de como almorta (con diversos calificativos como silvestre, de campo, salvaje...) también es conocida como guija, galgana y muchos más nombres.

Lathyrus procede del latín y significa guisante, y podría darnos pie para hablar de una enfermedad ya afortunadamente olvidada, el latirismo, pero lo dejaremos para otro día. Nos centraremos hoy en el apellido, cicera, pero antes unas palabras sobre el cómo se ponían los nombres de las personas en la antigua Roma.

Los ciudadanos romanos tenían por lo común tres nombres (César por ejemplo era Cayo Julio César, y aquel al que le dijo "tu también Bruto" mientras era asesinado era Marco Junio Bruto). El primero, denominado prenombre, se imponía al noveno día del nacimiento y era elegido entre una corta lista. Oficialmente las mujeres no tenían prenombre, ni tampoco los esclavos. El segundo, el nombre propiamente dicho, sí lo tenía todo el mundo y los había por miles. Y por ultimo el tercero, cognomen, que fue en su origen algo individual, un apodo que con el tiempo se convirtió en hereditario.

El término cicer en latín hacía referencia preferentemente a los garbanzos, pero también en ocasiones a los guisantes. Parece ser que el abuelo de uno de los más grandes oradores romanos tenía un grano en la nariz del tamaño no sabemos si de un guisante o de un garbanzo, pero el caso es que esto fue motivo de que se le apodase Cicerón, apodo que pasó a la familia y nombre con el que nuestro hombre, Marco Tulio Cicerón, ha pasado a la historia. Muchos siglos después los guías turísticos, por la soltura de palabra de la que suelen hacer gala empezaron a ser conocidos como cicerones.



2 de febrero de 2021

Mosquera

 Clamaban por agua todas sus cárcavas. Todas las grietas de su costra ulcerosa pedían una onda que las lubrificase. Bajo el tórrido azul inexorable, esos arenales pedregosos blanqueaban como cubiertos de esqueletos calcinados. La sed consumía hora tras hora esa tierra que años antes habíamos visto moteada siquiera de mosqueras, plantas bajas, inservibles, que ni las asnos salvajes tascaban.

                                                                                                                             Égloga trágica                                                                                                                                               Gonzalo Zaldumbide 

Son muchas las plantas que reciben el nombre de mosquera, por lo que abrigo pocas dudas de que  la que aparece en el texto de  encabezamiento no es la Scilla hyacinthoides a la que esta entrada hace referencia. 

Por aquí la planta no parece ser muy frecuente (de hecho por la sierra de Aracena sólo la he visto en un sitio) y supongo que, caso de estar presente, en el Ecuador natal del autor del texto tampoco  sea muy frecuente pues  su origen hay que situarlo en Oriente Medio

Y si raro es verla por el campo también es difícil encontrar  datos sobre ella de manera que desconozco si tiene alguna  utilidad o de dónde viene su nombre, si quiere decir que es perjudicial como dicen algunos o tiene alguna relación con aquella ninfa transformada en monstruo marino y que habitaba uno de los lados del estrecho de Mesina