25 de julio de 2017

Dragoncillos

Allí, en medio de algunas espigas cuya simiente acaso trajo el aire de las eras cercanas, se columpian las amapolas con sus cuatro hojas purpúreas y descompuestas; las margaritas blancas y menudas, cuyos pétalos arrancan uno a uno los amantes, semejan copos de nieve que el calor no ha podido derretir, contrastando con los dragoncillos corales y esas estrellas de cinco rayos, amarillas e inodoras, que llaman de los muertos, las cuales crecen salpicadas en los campos santos.
                    
                                                                                                      Cartas desde mi celda
                                                                                                      Gustavo Adolfo Bécquer


La entrada de hoy va a ser de las cortas, pues a parte de los datos botánicos no he encontrado nada concreto referente al Misopates orontium. Comentar como curiosidad que la opinión más extendida es que el apelativo orontium es en referencia a un río de Siria: el Orontes , al que mira por donde, según la wipipedia, también se le conoce como Draco. Popularmente además de dragoncillos también recibe el nombre de  becerrilla, y como es natural no se si es a la planta a la que hace referencia Bécquer. Os dejo con unas fotos.





2 comentarios:

Miguel dijo...

Será o no a la que se refiere Bécquer, pero es muy hermosa.
Un abrazo,

Teresa dijo...

Es preciosa y como siempre me encanta. Besitos.

Publicar un comentario