2 de abril de 2019

Pie de paloma (geranio silvestre)

El mes de mayo se había portado esta vez mejor que de costumbre, y era el día más agradable que pudiera desear un corazón de hombre o de niño. Monte arriba, la gente menuda iba encontrando infinidad de violetas, azules, y blancas, y algunas tan doradas como si las hubiese tocado el mismo Midas, Las margaritas blancas cubrían las praderas. En el linde del bosque había columbinas rojo pálido, tan modestas que a toda costa querían esconderse del sol, y geranios silvestres, y las mil flores blancas del fresal silvestre...
                                                                                            Cuando la tierra era niña
                                                                                            Nathaniel Hawthorne


Aunque no tengo por costumbre recurrir a descripciones botánicas hoy si lo voy a hacer con este nuevo geranio silvestre conocido como pie de paloma y que responde al nombre científico de Geranium colombinum (nada que ver, creo, con las columbinas que aparecen en el texto de Hawthorne )


Y es que sus hojas, de  profundas hendiduras y que son las que dan origen al nombre de pie de paloma, se asemejan mucho a las de otro geranio silvestre, el dissectum, que veremos otro día. Las flores sin embargo son más diferentes.


Las flores del geranium colombinum constan de 5 pétalos, ligeramente escotados en su centro, de color rosado y surcados por tres lineas de color mas intenso de dentro hacia fuera.



19 de marzo de 2019

Cincoenrama

El caso es que llegué a querer mis planteles, mis judías, aun siendo muchas más de las que había deseado. Me unían a la tierra, de la que extraía fuerza como Anteo. Pero  ¿por qué habría yo de cultivarlas? Sólo el cielo lo sabe. Esa fue mi curiosa faena estival, el hacer que esa porción de la superficie de la tierra, que antes había producido tan sólo cincoenrama, moras, yerba de san Juan y cosas parecidas, dulces frutos silvestres y agradables flores, brindará ahora esta legumbre.
                                                 
                                                                                           Walden, la vida en los bosques
                                                                                           Henry David Thoreau



De los tallos reptantes (de ahí reptans) que emite llegado el tiempo favorable la cepa soterrada de esta planta, brotan de trecho en trecho unos nudillos y de cada uno de éstos  y al extremo de un largo peciolo una hoja que consta de cinco hojuelas, de ahí el nombre de cincoenrama (Potentilla reptans), potentilla por poderosa, o supuestamente poderosa por sus propiedades.


Tiene otros muchos nombres cuyas explicaciones se nos antojan, en la mayoría de los casos, más complejas que las previas: pata de gallina, pie de Cristo, cuerdas, cruco en rama, brasadera, camarroya, hoja de fresa loca, golondrillo, loraca, hierba de las almorranas, mermasangre...


La nómina de supuestos beneficios que su raíz en infusión proporciona es también extensa: para la diarrea, en gargarismos para los dientes flojos o las inflamaciones bucales, para el dolor de muelas, la ciática. En emplastos para las llagas, úlceras, sarna, fuego de san Antón, hemorroides...Favorece incluso la producción de leche en las cabras recién paridas.


Y, por la forma de sus pétalos, hojas, tallos y espinas, sacó del anonimato entre el indiscriminado verde a la cincoenrrama, el orégano y las clavellinas. Reconocidas, las plantas parecían elevarse para saludarle, como a un héroe.
                                                                                                   El centauro
                                                                                                   John Updike



5 de marzo de 2019

Salvia

                                                 El Te viniendo del imperio chino,
                                                 se encontró con la Salvia en el camino.
                                                 Ella le dijo:-¿A dónde vas compadre?
                                                 - A Europa voy, comadre,
                                                 donde sé que me compran a buen precio.
                                                 - Yo - respondió la Salvia,- voy a China,
                                                 que allá con sumo aprecio
                                                 me reciben por gusto y medicina.
                                                 En Europa me tratan de salvaje,
                                                 y jamás he podido hacer fortuna.
                                                 - Anda con Dios. No perderás el viaje;
                                                 pues no hay nación alguna
                                                 que a todo lo extranjero
                                                 no dé con gusto aplausos y dinero

                                                                                                 El Te y la Salvia
                                                                                                 Tomas de Iriarte



Esta fábula de Iriarte, que pese a contar con más de dos siglos se puede aplicar sin temor alguno hoy en día, nos da pie para un comentario en el que también intervienen nuestra planta de hoy, la Salvia officinalis, el te y la China, y que pese a ser una historia antigua tampoco nos resultará vieja.


Cuenta el padre Feijoo en su obra Teatro crítico universal, que recoge escritos diversos publicados entre 1726 y 1740, como los holandeses se aprovecharon de la credulidad de los chinos, y los convencieron de que la salvia, planta propia de Europa y desconocida en Asia, tenía virtudes muy superiores al te, logrando con este engaño canjear cada partida de salvia por el doble o aun el cuádruple de te. El propio Feijoo nos aclara que aunque ciertamente la salvia tiene efectos estimulantes carece de la facultad de alejar el sueño como si encontramos en el te y el café.


Es la salvia de esas plantas a las que se le atribuyen toda clase de virtudes, hasta el extremo que un adagio de la escuela medica de Salerno, allá por el siglo XIII, se preguntase ¿de qué podrá morir el hombre que tiene salvia en el huerto?, sentenciando en una segunda parte que no hay planta que valga contra el poder de la muerte. La parte de la planta que se usaba eran las hojas desecadas.


Otra curiosidad para terminar. En la antigüedad se pensaba que los sapos gustaban de cobijarse bajo las hojas de la salvia, lo que según el parecer de muchos entendidos haría perjudicial su uso, a no ser que se lavasen muy bien antes de usarla. Aunque lo más recomendable, siempre según estos entendidos, sería plantar ruda en torno de la salvia, pues no sólo los sapos también la serpientes evitan la proximidad de la ruda.







19 de febrero de 2019

Orejas de gato blancas

                                                     Tiene ojos de gato y no es gato,
                                                     orejas de gato y no es gato,
                                                     patas de gato y no es gato,
                                                     rabo de gato y no es gato
                                                     ¿Qué es?



La respuesta a esta adivinanza no es Helvella crispa, hongo al que se conoce popularmente como oreja de gato blanca (no veo yo muy claro el por qué)


Podemos encontrarla tanto en otoño como en primavera, generalmente al borde de los caminos, y se diferencia de otra helvellas por su sombrero de color blanco cremoso, algo más oscuro cuando envejecen y por el pie re corrido por surcos y agujeros longitudinales


Por lo que he leído esta seta, al igual que otras helvellas es tóxica cuando esta cruda, pero si se cuece durante largo tiempo puede consumirse aunque hay quien indica que con reservas. Como tampoco parece que se trate de ningún manjar exquisito, mejor la dejamos en el campo y a otra cosa


Por cierto, la respuesta a la adivinanza: la gata


5 de febrero de 2019

Escorodonia

Las hojas de la escorodonia, machacadas en aceite de oliva, sirven para cubrir fracturas y curar inflamaciones; el fruto, para purgar la bilis.
                                                                                                              El centauro
                                                                                                              John Updike



No he encontrado mucha información sobre nuestra planta de hoy, la escorodonia (Teucrium scorodonia). Tampoco es una planta que haya encontrado a menudo. A decir verdad las fotos que ilustran la entrada son del año 2014, y desde entonces no recuerdo haberla visto.


Cuando vino por el blog la olivilla ya tuvimos ocasión de comentar el origen de Teucrium, lo que nos dio ocasión para hablar de asteroides y de héroes griegos, así que no nos repetiremos. Scorodonia vendría del griego, pasando por el latín, en referencia al sabor a ajo que al parecer tienen sus hojas. Algún que otro aroma tendrá ya que he leído que alguna empresa cosmética elabora fragancias de escorodonia.


En algún lugar se ha usado como sustituto del lúpulo. Sus flores han servido para elaborar vino de escorodonia, bien con clarete bien con blanco, con el que trataban la hidropesía. Entre otros usos que se le han dado el de tratar las lombrices, la fiebre y algunos problemas respiratorios.


22 de enero de 2019

Genista falcata

                                                       Mi cuerpo será camino
                                                       le daré verde a los pinos
                                                       y amarillo a la genista

                                                                                              Mediterráneo
                                                                                              Joan Manuel Serrat



La genista falcata, es otra de esas especies conocida simplemente como como tojo. Es fácil de distinguir de las otras sobre todo por su fruto, una legumbre aplanada sin pelo y que en su extremo se curva de manera brusca recordando así la forma de una faca. De ahí su nombre.


Tal como ocurría con la otra genista que hemos visto hasta el momento, la hirsuta, la utilidad de esta genista falcata se reduce a ser usada como combustible. Bueno, y a algo más: a servirnos de pie para algunas digresiones, en esta ocasión acerca de la patrona del ayuntamiento sevillano.


Se cuenta que el apóstol Santiago inició su evangelización de la península en Sevilla, en dónde desembarcó procedente de Roma. Al frente de la naciente iglesia sevillana dejó a un natural de la zona, de profesión escultor y al que bautizó como Pío. Años después este Pío sería testigo de la aparición de la Virgen del Pilar al apóstol, y a su regreso a Sevilla realizó una imagen de la Virgen, imagen que permanecería en nuestra ciudad hasta que en el siglo octavo, ante la invasión musulmana, se le buscó refugio en tierras catalanas.


A finales del siglo XIV el caballero mosen Per de Tous cazaba un día perdices con su halcón, el cual mostró un comportamiento extraño ante unas matas de genista en las que las perdices se habían escondido. Descabalgó el caballero y entre las ramas halló una imagen con el siguiente letrero al lado: "Soy de Sevilla, de una iglesia que está junto a la puerta de Córdoba". Y así es como la imagen regresó a Sevilla, a la iglesia de san Julián, en donde permaneció hasta el 8 de abril de 1932 en que un incendio destruyó casi por completo la iglesia y la imagen. Pero esa ya es otra historia. 


Poco más y no lo digo: la Virgen es la de la Hiniesta, y es patrona de la corporación municipal sevillana. Hiniesta deriva del latín genesta variante a su vez de genista entre cuyas ramas apareció.