13 de noviembre de 2018

Canchalagua

"Adelante. El rancho es humilde pero el corazón es grande", dije y abrí la puerta de par en par. "¿Quiere tomarse una agüita de canchalagua con miel ? La tengo lista en el brasero"

                                                                                                  Mestiza
                                                                                                  Patricia Cerda Pincheira


Fotografié estas flores hace ya varios años al borde de una carretera. Como tantas otras permaneció en una carpeta de flores sin identificar durante un tiempo, creo recordar que bastante. He olvidado cómo me enteré de su nombre, Canchalagua (Blackstonia perfoliata), pero supongo que como en otras tantas ocasiones fue casualmente, buscando otra cosa, viendo alguna foto en algún libro o en algún blog.


No confiaba en encontrar  texto alguno con el que ilustrar la entrada: con ese nombre, y no pareciendo ser una flor muy común (salvo en esa cuneta, no he vuelto a verla) la cosa se me antojaba difícil. Aunque, pensé, el nombre suena a sudamericano y tal vez allí sea de uso común. Y mira por dónde me lo he encontrado en una historia que transcurre en el Chile colonial. Pero estoy seguro de que no hablamos de la misma planta.


Y es que nuestra canchalagua es una planta europea pese a ostentar un nombre de origen mapuche que significa hierba contra el dolor de costado. El diccionario de la RAE sólo recoge el término aplicado a una planta de origen americano, pero en la mayoría de los sitios consultados denominan así a esta Blackstonia, añadiendo en algunos casos el apellido de española. He estado viendo fotos de la americana y no se parecen nada de modo que ignoro el por qué de aplicarle este nombre.


Recibe también los nombres de clora y de centaurea amarilla. Blackstonia es en homenaje al farmacéutico y botánico londinense John Blakstone. Y perfoliata por la manera tan característica en que sus hojas son atravesadas por los tallos. No se le conocen utilidades más allá de alegrarnos la vista.


30 de octubre de 2018

Consuelda menor

Hay una raíz...cuando describí la planta a Jondalar me dijo que se llama consuelda. Ayuda a cicatrizar, por dentro y por fuera. También es buena para magulladuras mezclada con grasa y aplicada en forma de unguento; pero para lo que mejor va es para los cortes y las heridas recientes
                                       
                                                                                          Los refugios de piedra
                                                                                          Jean M. Auel



La nómina de nombres populares que nuestra planta de hoy, la Prunella vulgaris, arrastra, nos da idea de que efectivamente se ha utilizado como cicatrizante: hierba del podador, hierba del carpintero (oficios estos en los que es fácil hacerse cortes), sueldacortaduras, hierba de las heridas. En algunas regiones de Castilla es conocida como érico, y tal era la fama de sus virtudes que según el dicho "lo que no cura el médico lo cura el érico"


Pero no es sólo cosa de Castilla. En inglés es conocida como heal all, que podríamos traducir como curalototo, y también como self-heal es decir que sería capaz de curarse a sí misma.


Con todo, el nombre por el que es más conocida es el de consuelda, que a decir de muchos procede del latín consolida (unir, consolidar) por su uso en unir heridas y hasta huesos rotos. El epíteto menor para distinguirla de flores más grandes y hojas distintas.


Parece que es comestible, y que sus hojas y tallos se empleaban para elaborar sopas y ensaladas.


y las cosas que Belladona llevaba en sus pequeños saquitos de cuero y en sus cajitas (corría el rumor de que eran pedazos secos de animales muertos pero era probable que no fueran más que hierbas medicinales, consuelda, curalotodo, ortiga mansa, col medicinal y, por supuesto, belladona) despedían un olor nauseabundo que se intensificaba en los días húmedos.

                                                                                             Bellefleur
                                                                                             Joyce Carol Oates



16 de octubre de 2018

Piorno andaluz

El viajero, por si acaso, antes de llegar junto a las palas, abandona el camino y, por entre los piornos y las urces, se lanza monte arriba en vertical.
                                                                                 El río del olvido
                                                                                 Julio Llamazares



Muchas plantas de distintos géneros (cytisus, genista, retama...) reciben el nombre común de piorno entre ellos este Cytisus arboreum.


Los autores distinguen en la península ibérica dos subespecies que se diferencian principalmente por lo lampiños o peludos que tengan los ovarios y los frutos y por su distribución. Atendiendo a este último dato es por lo que he decidido que el que aquí traigo es el andaluz, o subespecie baeticus, propia de Andalucía occidental y Extremadura. La otra, la catalaunicus es mas propia de la parte oriental de Andalucía, y por supuesto de Cataluña.


Se reconoce fácilmente por su porte, que le ha valido el apelativo de arboreum, y por sus hojas pecioladas y trifolioladas asi como por sus flores de quilla ventruda



No me consta que tenga alguna utilidad, aunque dado que se conoce también como escobón lo más seguro es que se haya utilizado para la elaboración de escobas.


2 de octubre de 2018

Peine de Venus

Ya hay flores que crecen - en marzo - en lo inculto: campanillas rayadas, malvavisco, jaras; otras que parecen brezos y dicen que no es, llantenes, tréboles, verónicas, matas de lentiscos, duros palmitos, espejos y peines de Venus.
                                                                        Campo de los almendros
                                                                        Max Aub


Como ya dije Venus es posiblemente de entre los dioses olímpicos la que mas a contribuido a nombrar plantas, y si sus cabellos le prestaron el nombre a una de ellas, justo es que tan divina cabellera disponga de un peine, el Scandix pecten-veneris. El peine de Venus.


Los frutos se dividen en dos creciendo en vertical, incluso hasta los 8 cm lo que le da ese aspecto de peine. O de agujas, también se conoce de hecho como agujas de pastor. Otra particularidad son sus petalos de distinto tamaño, más grandes los más externos.


Al igual que ocurre con otras parece que su principal utilidad es alegrar la vista.


18 de septiembre de 2018

Geranio de los caminos

Delante, al lado de la carretera, Ruthie vio un punto rojo. Corrió hacia él: un esmirriado geranio silvestre, que tenía una flor azotada por la lluvia. Cogió la flor. Le quito un pétalo con cuidado y se lo pego en la nariz.
                                                                        Las uvas de la ira
                                                                        John Steinbeck



Un geranio silvestre más, y creo que van tres, en este caso fácil de reconocer por sus florecillas el Geranium molle, geranio de los caminos o geranio blando.


Como ya vimos el nombre de geranio es por el parecido de sus frutos al pico de la grullas. Molle del latín blando.


Se trata de una más de esas plantas cuya utilidad, muchas veces olvidada, radica en alegrarnos con su pequeña hermosura


24 de julio de 2018

Arenaria roja

Erguidos y tristes vuelven al cementerio por los caminos imposibles de adivinar bajo el espesor de las hierbas que nadie siega. Vuelven a su abrigaño por el camino de los chopos, por el camino de la hierba granza pegajosa, de la hierba lombriguera, de la ortega blanca, de la arenaria roja

                                                                                           Viajes y flores
                                                                                           Mercé Rodoreda


La planta que traigo hoy por el blog forma parte de un grupo de plantas capaces de prosperar en terrenos degradados, son las llamadas ruderales (del latín ruderis, escombro). Se trata de la  Spergularia rubra conocida como arenaria roja.


He leído que se recomienda  para tratar los cálculos renales. De hecho existe un preparado comercial aconsejado  para  prevenir las  piedras en el riñón en cuya  composición se encuentra  la arenaria roja junto a otras  plantas  algunas de las  cuales ya han  aparecido por  aquí como la cola de caballo  o  el saúco.


Pero posiblemente su principal "utilidad" es que colonizando esos terrenos degradados que decíamos contribuye a enriquecerlos permitiendo así que otras especies puedan instalarse en los mismos, desplazando a nuestra protagonista de hoy que ya habría cumplido su trabajo.