8 de enero de 2019

Tojo alfiletero

Salió a galope hacia donde por instinto juzgaba él que el señorito debía encontrarse.Volaba, con los puños apretados, haciendo saltar guijarros y piedras al golpe de sus piececillos encallecidos por la planta. Cruzaba por cima de los tojos sin sentir las espinas, hollando las flores del rosado brezo

                                                                                                   Los pazos de Ulloa
                                                                                                   Emilia Pardo Bazán


Son muchas las plantas que reciben el nombre de tojo. En algunas ocasiones tienen apellido como en el caso de la que traemos hoy el tojo alfiletero (genista hirsuta) y pocas veces pudo un apellido estar mejor puesto.


Está densamente cubierta de pelos en tallos, ramas y espinas, lo que le vale el apelativo de hirsuta, siendo por esta característica junto con las espinas de hasta 3 cm de longitud  fácilmente identificable. También los racimos terminales de flores amarillas ayudan a su identificación.


Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, nuestra planta nos da ocasión de hablar de asuntos muy dispares, a saber: de los reyes de Inglaterra, y más concretamente de la dinastía Plantagenet que reinó de 1154 a 1399 y a la que pertenecieron monarcas tan célebres como Ricardo Corazón de León y su hermano Juan sin Tierra. La casa Plantagenet antes que Plantagenet fue Anjou, pero resulta que Godofredo V de Anjou (padre del primer rey inglés de la dinastía) tenía por costumbre llevar como adorno en su casco unas ramas de genista, de ahí que empezasen a apodarlo plantagenest. Y al final, como ocurre tantas veces, la familia se quedó con el apodo.


Pocos usos he podido recoger de esta planta. Al parecer arde muy bien por lo que era usada para iniciar los fuegos en los hogares, y para quemar la piel de los cerdos en las matanzas.


11 de diciembre de 2018

Mercurial

                                 GOMOR:         Hambre y amor mal cabrán
                                                          en el pecho de un pastor.
                                                          Diez días ha que por cerros,
                                                          buscando yerbas perdido,
                                                          arroyos, valles, destierros
                                                          he espulgado, y no he comido
                                                          si solas setas y berros;
                                                          mira vos cómo os querré
                                                          comiendo regalos tales.

                                 LISIS:              ¡Si tú amaras bien!

                                 GOMOR:         Cené
                                                          anoche unos mercuriales,
                                                          y todo el amor purgué

                                                                                               La mejor espigadera
                                                                                               Tirso de Molina



No he tenido acceso a ninguna edición comentada de esta obra de Tirso de Molina, de modo que no puedo asegurarlo, pero doy casi por hecho que esos mercuriales a los que se refiere no son la mercurialis annua que nos convoca hoy. Es más, estoy convencido de que van con segundas y eso de los mercuriales y purgar el amor son una velada referencia a la sífilis que se trataba con derivados del mercurio (velada para nosotros nacidos en la era antibiótica, para las gentes del siglo XVII supongo que no tanto).


Otro dato en contra es que no suele comerse nuestra mercurial, y aunque Font de Quer apunta que en la edad media en el norte de Europa no sólo se utilizó como verdura comestible, sino que hasta se cultivaba con este fin, apunta el mismo autor que lo mejor que puede decirse de ella es que para comer no vale la pena.


Se trata de una planta ruderal, con pocos requerimientos que (Font de Quer nuevamente) se complace acercándose al hombre por doquiera que ha dejado sus basuras y deshechos. Solo dura un año, de ahí lo de annua. Mercurial por atribuirse su descubrimiento al dios Mercurio.


Planta que puede ser macho o hembra, como ocurre con otras de estas características ha tenido como virtud (supuesta) la de dar lugar a que se engendrasen ya mujeres ya hombres según se tomasen las hojas de un pie o de otro, en ocasiones siguiendo algunas pautas o rituales bastante grotescos.


Tiene efectos purgantes pero dice Font de Quer (que hoy me está escribiendo el post) que existiendo otros excelentes purgantes ¿para qué usar éste?


Para que no todo lo haga Font de Quer termino dándole la palabra a Andrés Laguna, que nos habla de los clisteres que administraba en su tiempo en Salamanca una famosa clistera (¡vaya oficio!) la cuál solía siempre tener tres o cuatro tinajas llenas de caldo de acelgas y mercuriales, aguzado con sal y orines; del cual, a tarja cada una, echaba cada día, diestramente, cient mil ayudas, con que enjugaba los infelices vientres. (Viendo la composición ganas dan de seguir estreñido)


27 de noviembre de 2018

Lechuguilla silvestre

Pues el grano es -repuso el vagabundo  sentándose al lado del pozo, donde crecían lechuguillas silvestres y poleo- que no me gusta la dirección que lleva Darío en sus estudios.
           
                                                                                     El vagabundo pasa de largo
                                                                                     Emilio Romero


La Lactuca tenerrima, conocida como lechuguilla silvestre o lechuguilla azul, es una de esas plantas de las que tengo más fotos que cosas que contar


En algunos sitios se conoce como pan de pobre, posiblemente por haberse usado como alternativa a la lechuga en épocas de carestía. Y como vimos con Lactuca serriola también se ha usado su látex  por sus efectos narcóticos.


Sus flores, que recuerdan a la achicoria, son de las que al atardecer se cierran



Para acortar el camino hacia el sitio donde estaba la canoa, atravesamos un terreno pantanoso, cubierto de lechuguilla silvestre, de lindas flores moradas con bellos estambres amarillos

                                                                                 El pez murió en silencio
                                                                                 Elias Valdés



13 de noviembre de 2018

Canchalagua

"Adelante. El rancho es humilde pero el corazón es grande", dije y abrí la puerta de par en par. "¿Quiere tomarse una agüita de canchalagua con miel ? La tengo lista en el brasero"

                                                                                                  Mestiza
                                                                                                  Patricia Cerda Pincheira


Fotografié estas flores hace ya varios años al borde de una carretera. Como tantas otras permaneció en una carpeta de flores sin identificar durante un tiempo, creo recordar que bastante. He olvidado cómo me enteré de su nombre, Canchalagua (Blackstonia perfoliata), pero supongo que como en otras tantas ocasiones fue casualmente, buscando otra cosa, viendo alguna foto en algún libro o en algún blog.


No confiaba en encontrar  texto alguno con el que ilustrar la entrada: con ese nombre, y no pareciendo ser una flor muy común (salvo en esa cuneta, no he vuelto a verla) la cosa se me antojaba difícil. Aunque, pensé, el nombre suena a sudamericano y tal vez allí sea de uso común. Y mira por dónde me lo he encontrado en una historia que transcurre en el Chile colonial. Pero estoy seguro de que no hablamos de la misma planta.


Y es que nuestra canchalagua es una planta europea pese a ostentar un nombre de origen mapuche que significa hierba contra el dolor de costado. El diccionario de la RAE sólo recoge el término aplicado a una planta de origen americano, pero en la mayoría de los sitios consultados denominan así a esta Blackstonia, añadiendo en algunos casos el apellido de española. He estado viendo fotos de la americana y no se parecen nada de modo que ignoro el por qué de aplicarle este nombre.


Recibe también los nombres de clora y de centaurea amarilla. Blackstonia es en homenaje al farmacéutico y botánico londinense John Blakstone. Y perfoliata por la manera tan característica en que sus hojas son atravesadas por los tallos. No se le conocen utilidades más allá de alegrarnos la vista.


30 de octubre de 2018

Consuelda menor

Hay una raíz...cuando describí la planta a Jondalar me dijo que se llama consuelda. Ayuda a cicatrizar, por dentro y por fuera. También es buena para magulladuras mezclada con grasa y aplicada en forma de unguento; pero para lo que mejor va es para los cortes y las heridas recientes
                                       
                                                                                          Los refugios de piedra
                                                                                          Jean M. Auel



La nómina de nombres populares que nuestra planta de hoy, la Prunella vulgaris, arrastra, nos da idea de que efectivamente se ha utilizado como cicatrizante: hierba del podador, hierba del carpintero (oficios estos en los que es fácil hacerse cortes), sueldacortaduras, hierba de las heridas. En algunas regiones de Castilla es conocida como érico, y tal era la fama de sus virtudes que según el dicho "lo que no cura el médico lo cura el érico"


Pero no es sólo cosa de Castilla. En inglés es conocida como heal all, que podríamos traducir como curalototo, y también como self-heal es decir que sería capaz de curarse a sí misma.


Con todo, el nombre por el que es más conocida es el de consuelda, que a decir de muchos procede del latín consolida (unir, consolidar) por su uso en unir heridas y hasta huesos rotos. El epíteto menor para distinguirla de flores más grandes y hojas distintas.


Parece que es comestible, y que sus hojas y tallos se empleaban para elaborar sopas y ensaladas.


y las cosas que Belladona llevaba en sus pequeños saquitos de cuero y en sus cajitas (corría el rumor de que eran pedazos secos de animales muertos pero era probable que no fueran más que hierbas medicinales, consuelda, curalotodo, ortiga mansa, col medicinal y, por supuesto, belladona) despedían un olor nauseabundo que se intensificaba en los días húmedos.

                                                                                             Bellefleur
                                                                                             Joyce Carol Oates



16 de octubre de 2018

Piorno andaluz

El viajero, por si acaso, antes de llegar junto a las palas, abandona el camino y, por entre los piornos y las urces, se lanza monte arriba en vertical.
                                                                                 El río del olvido
                                                                                 Julio Llamazares



Muchas plantas de distintos géneros (cytisus, genista, retama...) reciben el nombre común de piorno entre ellos este Cytisus arboreum.


Los autores distinguen en la península ibérica dos subespecies que se diferencian principalmente por lo lampiños o peludos que tengan los ovarios y los frutos y por su distribución. Atendiendo a este último dato es por lo que he decidido que el que aquí traigo es el andaluz, o subespecie baeticus, propia de Andalucía occidental y Extremadura. La otra, la catalaunicus es mas propia de la parte oriental de Andalucía, y por supuesto de Cataluña.


Se reconoce fácilmente por su porte, que le ha valido el apelativo de arboreum, y por sus hojas pecioladas y trifolioladas asi como por sus flores de quilla ventruda



No me consta que tenga alguna utilidad, aunque dado que se conoce también como escobón lo más seguro es que se haya utilizado para la elaboración de escobas.