16 de julio de 2019

Lengua de perro

Bruja 1ª.- Demos vueltas alrededor de la caldera y echemos en ella las hediondas entrañas del sapo que dormía en las frías piedras y que por espacio de un mes ha estado destilando su veneno.
Todas las brujas.- Aumente el trabajo, crezca la labor, hierva la caldera.
Bruja 3ª.- Lancemos en ella la piel de la víbora, la lana del murciélago amigo de las tinieblas, la lengua del perro , el dardo del escorpión, ojos de lagarto, músculos de rana, alas de lechuza...Hierva todo esto, obedeciendo al infernal conjuro.
                                                                                    Macbeth
                                                                                    William Shakespeare



La verdad es que no tengo nada claro si cuando Shakespeare dice lengua de perro se refiere a la lengua de un perro o a nuestra planta, la Cynoglussum creticum. He acudido al original inglés, a ver que pone (Tongue of dog) y tampoco me aclaro. Consultando páginas en internet mucha gente parece dar por sentado que se trata de la planta. Yo en cambio pienso que no. ¿Algún argumento sólido? No. Pero me resulta raro que todos los demás ingredientes sean partes de animales (sapos, murciélagos, lagartos, escorpiones...) ¿Por qué pues introducir una disonancia?


Si tengo argumentos para pensar que se trata de Cynoglossum creticum y no officinale. Ni el sistema Anthos ni la página Flora vascular  sitúan a la segunda en esta zona, y por otro lado posee unas venas más oscuras en los pétalos que al parecer la officinale no tiene.


Cynoglossum es lengua de perro, por la forma y  aspereza de sus hojas, en tanto creticum indicaría que procede de Creta, quedémonos con un origen mediterráneo.


2 de julio de 2019

Reseda luteola. Gualda

                                             Permite al peregrino que va de paso
                                             dejar estas resedas en tu regazo
                                                                                                     A una morena
                                                                                                     Aquileo Echeverría



Tercera reseda que viene por el blog, la Reseda luteola. Y sospecho que será la última, y esta sí que se usaba para obtener un tinte, el gualda, que le da nombre

                                                          Ese laurel pon aquí,
                                                          ese sauce a esotra parte,
                                                          ese álamo blanco allí,
                                                          y entre todos tenga parte
                                                          el jazmín y el alhelí.
                                                          Haga el suelo de esmeraldas
                                                          la juncia, y la flor de gualdas
                                                          la vuelva en ricos topacios
                                                                       Comedia famosa de Pedro Urdemalas
                                                                       Miguel de Cervantes 



Y aunque el tono amarillo de nuestra bandera es el gualda, cuando la constitución la define no habla de gualda sino que dice " la bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas" (si alguien quiere saber más de este asunto y por qué el término gualda fue apeado de la definición le aconsejo visitar este sitio)


Nunca pensé que fuera darme tanto juego la reseda, ni que fuese a encontrar tantas referencias literarias, pues aparte de las expuestas también aparecen en la obras de Alejo Carpentier, Emilia Pardo Bazán, Pérez Galdós, Gabriel Miró o Fernán Caballero. No me resisto a recomendar la lectura de un delicioso cuentecillo de Anatole France de apenas cuatro párrafos La reseda del párroco


Pero no solo referencias literarias, también musicales, pues Richard Strauss puso música a un poema de Hermann von Gilm ( Allerseelen, Día de difuntos) en el que se habla de resedas

                                           Pon sobre la mesa las fragantes resedas,
                                           trae aquí los últimos ásteres rojos,
                                           y hablemos otra vez del amor,
                                           como antaño, en mayo


Manuel Machado también hace uso de las resedas en Cantares pero acentuando como aguda: resedá

                                                          Este ramo hecho de prisa
                                                          de cancioncillas banales
                                                          alegres y matinales
                                                          de rocío y resedá...

                                                          Madrigales
                                                          son, entre el llanto y la risa,
                                                          papeles, que son papeles,
                                                          alegrías y oropeles
                                                          y ruido que se va,
                                                          cascabeles



Su padre en cambio usa la acentuación habitual en estos pregones del florero:

                                                        Un jardín llevo en el brazo:
                                                        malvaloca, sensitivas,
                                                        marimoñas, siemprevivas
                                                        llevo las flores de lazo,
                                                        llevo reseda, jazmines,
                                                        llevo la rosa de cera,
                                                        llevo treinta primaveras
                                                        cogidas de mis jardines.
                                                                       Pregones del florero
                                                                       recogido por Antonio Machado y Álvarez "Demofilo"
                                                                       Informante: Vicente, florero de Sevilla hacia 1880



18 de junio de 2019

Correhuela

                                                           Por fin trajo el verde mayo
                                                           correhuelas y albahacas
                                                           a la entrada de la aldea
                                                           y al umbral de las ventanas.
                                                                                    Romancillo de mayo
                                                                                    Miguel Hernández


La Convulvulus arvensis es una planta trepadora para la que se conocen multitud de nombres populares, lo que da idea de lo extendida y frecuente que es. También ayuda el hecho de poder encontrarla florecida durante un amplio periodo de tiempo. Con todo el nombre más usado sea posiblemente el de correhuela ( y algunas variaciones del mismo como corregüela o carrihuela)


El epíteto Arvensis, campestre, hace referencia a su crecimiento en campos cultivados, en tanto convulvulus quiere decir que se enrosca, por su capacidad de trepar sin usar zarcillos como otras trepadoras sino retorciéndose sobre si misma. Esta característica estaría también tras el nombre vulgar, correhuela, en  alusión a que los tallos al enroscarse recuerdan a una correa


Sus flores, acampanadas con tonos que varían del blanco al rosa, pueden se muy llamativas.Sin embargo es una planta que no gusta en los jardines, primero porque con su crecimiento ahoga fácilmente a otras plantas, y luego por su propensión a ser afectada por un hongo, y a su vez transmitirlo.


4 de junio de 2019

Castañuela

                                                        ¿No quieres ser mi amor mío,
                                                        mi castañuela y mi cálamo?
                                                        (Castañuela de alegría,
                                                         cálamo de poesía?

                                                                              Madrigal de las flores del campo
                                                                              Luis Felipe Vivanco


Luis Felipe Vivanco es uno de los autores a los que en más ocasiones he recurrido, y si no me fallan las cuentas esta es la tercera vez que acudo a su madrigal de las flores del campo, y es que entiendo que esa castañuela es la Pallenis spinosa  (también el cálamo puede ser el nombre de una planta, el Acorus calamus)


Lo de spinosa es por lo punzante de las bracteas que nacen bajo la flor. En cuanto a Pallenis han querido relacionarlo con el color amarillo algo pálido que tiene (yo pálido pálido no lo veo).


He leído que sus flores se han usado en forma de cataplasma para aliviar inflamaciones, y en infusión para dolores de cabeza y fiebre. Y dado que en algunos sitios la nombran como pincho de las diarreas supongo que también habrá conocido este uso.


Y hoy es de esas veces que nos vamos a ir por los cerros de Úbeda, para hablar de las castañuelas del cerdo. Y es que los cerdos tiene castañuelas aunque la mayor parte de los mortales lo desconocen (yo mismo hasta hace pocos años). Se denominan así a las glándulas salivares  del cerdo. Y se comen. Al menos las de cerdo ibérico. El por qué de ese nombre no lo se. Yo las he comido en un par de ocasiones, y crujen algo al masticarlas. Tal vez sea por eso


21 de mayo de 2019

Gualdilla

Se había asomado a la ventana con una intención muy distinta. En el alféizar tenía unas jardineras con unas gualdillas tristemente abandonadas dese la partida de su amado, y se disponía a regar las flores como inspirada por un recuerdo repentino. Vertió el agua despacio con una jarra y fue entonces cuando, muy sorprendida, vio al señor Lovill al pie de su ventana.

                                                                                 El destino y una capa azul
                                                                                  Thomas Hardy



Vamos a aprovechar que hace quince días nos agachábamos para deleitarnos con la reseda phyteuma para antes de levantarnos seguir disfrutando con otra gualdilla, pues también asi se conoce a esta belleza, la Sesamoides purpurascens, también nombrada a veces Reseda purpurascens, y es que,  como es fácil de imaginar al ver la flor, pertenece también a la familia de las resedaceas.



La flor, una delicada fantasía de nuevo, es más pequeña aun que la de la phyteuma, y de ahí su nombre científico, sesamoides similar al sésamo.


                                                    Quiero a la sombra de un ala
                                                    contar este cuento en flor,
                                                    la niña de Guatemala,
                                                    la que se murió de amor.

                                                    Eran de lirios los ramos
                                                    y las orlas de reseda
                                                    y de jazmín: la enterramos
                                                    en una caja de seda...

                                                    Ella dio al desmemoriado
                                                    una almohadilla de olor:
                                                    él volvió, volvió casado:
                                                    ella se murió de amor

                                                                        La niña de Guatemala
                                                                        José Martí



7 de mayo de 2019

Reseda phyteuma. Gualdilla

                                            No podría, Señor, seguir siempre a tu lado
                                            sino siendo estas cosas que quiero ser,que quiero
                                            padecer desde dentro. Mi dolor y mi gozo
                                            no eres Tu, que avivándome permaneces oculto,
                                            sino esas florecillas de reseda, amarillas.

                                                                              Sufriendo entre la jara (de El desacampado)
                                                                               Luis Felipe Vivanco



Otra de esas plantas que apenas levanta un palmo del suelo y por las que merece la pena que doblemos el espinazo para contemplar la belleza, la fantasía diría yo, de sus flores: la reseda phyteuma.


Reseda procede del latín resedo, calmar, ya que al parecer algunas plantas del género su usaban para mitigar inflamaciones; phyteuma vendría del griego y significaría  algo así como lo que está plantado


Lo de gualdilla supongo que es en relación con otra planta del género, la reseda lutea que se utilizaba por los tintoreros para obtener un tinte amarillo que le da nombre y que con seguridad  a todos nos suena: el gualda.


No he encontrado datos de que se use para algo, ni como planta tintorera, ni como calmante (aunque algo debe haber pues entre los nombres vernáculos recogidos en Anthos figura uno muy significativo: sosiega niños).


Figuraos una casita blanca como el ampo de la nieve con su cubierta de tejas rojizas las unas, verdinegras las otras, entre las cuales crecen un sinfín de jaramagos y matas de reseda.

                                                                                   La venta de los gatos
                                                                                   Gustavo Adolfo Becquer