11 de julio de 2017

Salicaria, arroyuela

Ahora, cerca del lindero del bosque, Eva se topa con un cumulo de salicarias, esa hondonada es humeda, las papas no consiguen desarrollarse , pero la salicaria triunfa.

                                                                                                     Solo en Berlín
                                                                                                     Hans Fallada



Recuerdo de las veces que he tenido que ir a una comisaría, bien para renovar el carnet o bien por circunstancias más penosas, que no suele faltar en alguna pared la versión moderna del wanted dead or alive de las películas del oeste, en forma de cartel en el que aparecen retratados los delincuentes más buscados por la policía española o por la interpol. ¡Y que caretos suelen tener! Nuestra flor de hoy al contrario es más bien hermosa, por eso me ha llamado más la atención encontrarla en una lista parecida.


En varias ocasiones he hecho referencia a las plantas alóctonas y a las invasoras. He descubierto que existe una organización denominada Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que entre otras cosa ha elaborado una lista con las 100 especies exóticas invasoras mas dañinas del mundo, y compartiendo honores con el mejillón cebra, el mosquito tigre, el camalote o el gato doméstico se encuentra la salicaria (Lythrum salicaria).


Pero estas cosas van por barrios, y lo que es exótico en un lugar del mundo en otro puede resultar vulgar. Y ya puestos es posible que la especie más invasora y que más daño le haya hecho al mundo sea al final el hombre, y no lo veo en la lista.


En la lista de invasoras españolas no aparece, pues en Europa se trata de una planta autóctona y que supongo tendrá sus mecanismos naturales de control, que se pierden cuando la cambiamos de ecosistema. Yo por estos lares apenas si he visto unos cuantos ejemplares a la orilla de algún arroyo y eso que según he leído una sóla planta es capaz de producir en un año más de un millón de semillas y que estas, aparte de ser fácilmente dispersadas por diversos medios (aire, agua, animales...) resisten varios meses en el agua y años fuera de ella.


Y aunque el nombre más habitual es el de salicaria, se conoce con otros muchos como hierba de las diarreas o de las tripas, por ser usada de antiguo para ello u otros mas bonitos como graciosa, frailes, salgueira o arroyuela que es el que utiliza Concha Espina:

Diríase que la mies y los huertos, el caserío y las arroyuelas, los arbolados caminos y las lindes  de zarzamora, luego de padecer el vértigo de las alturas y la aspereza de las guájaras, descendieron, rendidos de fatiga, a buscar descanso.


2 comentarios:

Miguel dijo...

Una vieja conocida que, sí, en efecto, aprovecha cualquier espacio para asentarse, especialmente si es húmedo y pantanoso.
Un abrazo,

Teresa dijo...

Es muy bonita, por aquí hay bastantes. Besitos.

Publicar un comentario