31 de diciembre de 2011

Madroño

                                                                 Madroños al niño
                                                                 no le demos más       
                                                                 que con los madroños
                                                                 se va a emborrachar.


                                                                                                          Villancico popular


Tienen fama de embriagar los frutos del madroño, y es cierto que cuando están maduros contienen cierta cantidad de alcohol, no mucha , apenas un 0.5%,  aunque tal vez suficiente para emborrachar al niño. Árbol de etimología incierta no sólo en castellano sino también su nombre latino: arbutus unedo. Según Andrés Laguna unedo procede del latín edo, comer, y del numeral unus, uno, (comer sólo uno) manera de avisar de las desagradables consecuencias de ingerirlos en exceso y no sólo porque  puedan emborrachar sino porque son al decir de Laguna muy flatulentos. 


Ni las flatulencias ni su contenido alcohólico parecen importar a los pájaros que encuentran en sus frutos de maduración otoñal una importante fuente alimenticia. Se da la circunstancia de que los frutos maduran en la misma época en que se produce la floración, de ahí que es posible ver a la vez flor y fruto (aunque el origen del nombre castellano parece ser prerromano hay quien piensa que deriva del latín maturus en alusión a la lenta maduración del fruto).


En el escudo que el rey Fernando III el santo otorgó a la villa de Madrid aparecen un oso y un madroño. Hay disparidad de opiniones  respecto a su significado, aunque las más fiables apuntan que simbolizan las disputas entre el cabildo eclesiástico y el concejo municipal. Entre tantas teorías también Antonio Mingote ha expueto la suya: el oso, primitivo habitante del país, abrazado a un árbol para impedir que venga un concejal y lo corte.                                                                                             

6 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Sé por experiencia que los frutos de madroño son bastante indigestos, aunque no necesariamente flatulentos.
¡Y qué me dices del licor! Mucho mejor que el pacharán, ... para mi gusto de goloso.

ŇĂĴÊŘĨĹĹĂ dijo...

El Oso, que dicen es Osa :)
Mis mejores deseos en este Nuevo Año que nos toca lidiar y disfrutar.
Un abrazo
Blanca

Elvira dijo...

¡Muy feliz año 2012, Joaquín! Que los disfrutemos en la naturaleza y en todas partes. Un abrazo

Luis Saldaña dijo...

no conocia el fruto y me lo has mostrado,lo de mingote genial saludos

Manolo Canto dijo...

Feliz Año, y todo lo mejor para el 2012. Bonita entrada esta, con un arbusto muy tipico de estas fechas. Paradójicamente, en la Comunidad de Madrid ya no quedan osos, ni madroños en estado silvestre.

José Manuel Gavilán dijo...

Hola Joaquin. Bonitas fotos de este arbusto que no por común es menos bello. Buenas fotos y buen documento. Un abrazo desde Doña Mencía.

Publicar un comentario