22 de julio de 2015

Gallocresta 2

                                               La gallocresta, flor de vigilancia, mira
                                               la rampa del granero, el trigo deslizante, la inclinación del fruto,
                                               también el día en cuesta, cayéndose, la pira
                                               del rastrojo, el viaje mortal del grano enjuto.

                                                                                                          La gallocresta
                                                                                                          Rafael Soto Vergés



Como dije hace unas semanas son dos las plantas que reciben el nombre de gallocresta (posiblemente sean más) y para que no caiga en el olvido traigo hoy la segunda la Bartsia trixago. Bartsia en honor del médico nacido en Konigsberg Johann Bartsch cuya afición a la botánica le llevó a encontrar al muerte en Surinam con apenas 29 años (al parecer la invitación para acudir a la antigua Guayana Holandesa era para Linneo que declinó y se lo propuso a Bartsch; luego Linneo le dedicó el género. Que menos). Trixago del griego trix, cabello, y el sufijo ago, similar a, por estar sus tallos y hojas cubiertos de pelos.


Procuro huir en los comentarios de las cuestiones puramente botánicas, pero en ocasiones es imposible.Ya he comentado  en otro lugar del blog mi sorpresa al descubrir los orobranches, que no cuadraban con la definición de planta que recordaba de mi tierna infancia. Esta gallocresta me brinda otra sorpresa, descubrir que además de plantas parásitas existen otras que son hemiparásitas. La gallocresta tiene clorofila y para obtener energía realiza la fotosíntesis al igual que la mayoría de las plantas. Pero la materia prima para la misma, el agua y los minerales, no la obtiene del suelo, se la roba a otra plantas.


Nuestra gallocresta es una hemiparásita de raíz (las hay también de tallo). Emite unas raíces llamadas haustoriales (que procedente del latín significa que cogen o sacan agua) que penetrando  en las raíces de la planta parasitada saca de ésta el agua y las sales minerales. Al hablar de los orobranches veíamos que el huesped era en general específico de cada especie lo que era muy útil para su identificación. La gallocresta carece de huesped especifico, penetrando sus haustorios en las raíces de aquellas plantas que se encuentran más próximas.


Otra característica curiosa de la gallocresta es el color de sus flores que me ha hecho colocarle tres etiquetas de color (blanca, rosa y amarilla) y conocer dos términos nuevos: concolora  y discolora. Aplicado a una flor concolora es que todos sus pétalos son del mismo color, amarillo en nuestro caso, y discolora que tiene dos colores, para esta bartsia blanco o amarillo-crema el labio inferior y rosado-purpúreo el superior.


No me he puesto a olerla de manera intencionada, pero prometo hacerlo ya que he leído que posee un olor agradable por lo que se usa para fabricar perfumes. Si no he entendido mal de la Bartsia trixago puede obtenerse una sustancia similar al ámbar gris, secreción producida por los cachalotes y usada desde antiguo en perfumería pero que en la actualidad no puede obtenerse al ser los cachalotes especie protegida.


3 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Muy curiosa esta planta por las características que comentas ¡lo que se aprende contigo!
Un abrazo.

Miguel dijo...

Interesante y ésta si creo haberla reconocido.
Un abrazo,

Victoria dijo...

Que entrada mas interesante, muy bien captadas las fotografías.
Saludos

Publicar un comentario