27 de agosto de 2014

Tomillo blanco

A punto estuvo de arrollar a uno de los perros fugitivos. Se había agazapado en una mata de tomillo blanco y habría pasado de largo de no ser porque el perro se amilanó en el último momento y salió disparado.

                                                                                     Ciudades en la llanura
                                                                                     Cormac McCarthy



Pese al dicho italiano de traduttore traditore, no me gustan las versiones originales, ni en cuestión de cine ni cuando se trata de literatura. Por un lado mis conocimientos de inglés dan para lo que dan (del resto de idiomas ni idea) y por otro cuando voy al cine pretendo pasar un rato agradable y el estar pendiente de imágenes, lo que dicen en otro idioma y subtítulos, tal vez por falta de costumbre, hace que no atienda bien a uno u otro amén de resultarme trabajoso. En esta ocasión sin embargo he buscado el texto original de Ciudades en la llanura, pues me ha llamado la atención que el perro se ocultase en un tomillo blanco (Thymus mastichina) del que dice la guía de árboles y arbustos de la península Ibérica y Baleares que es una "mata o arbustillo de hasta 50 cm", más acorde con la fábula de Iriarte:

                                       Yo leí, no se dónde, que, en la lengua herbolaria
                                       saludando al tomillo la hierba parietaria,
                                       con socarronería le dijo de esta suerte
                                       "Dios te guarde, tomillo: lástima me da verte;
                                       que aunque más oloroso que todas estas plantas,
                                       apenas medio palmo del suelo te levantas."

                                                                                Fábulas literarias
                                                                                Tomás de Iriarte



o el relato de Fernán Caballero:

El tomillo de tan poca apariencia, tan pobre y tan mezquino de hojas y tan rico y pródigo en fragancias.
                                                                     
                                                                               Clemencia
                                                                               Fernán Caballero




Y me encuentro con que el original no dice nada de tomillos, sino que dice hidden in a clump of greasewood, oculto en una mata de greasewood, nombre éste que según leo en inernet  reciben diversas plantas propias sobre todo de las regiones desérticas del oeste de los Estados Unidos. Como no soy traductor ignoro por qué motivo el de este libro ha decidido cambiarnos el greasewood por un tomillo, y además blanco, en lugar de dejarlo tal cual con una nota al pie de página.


El tomillo blanco es muy apreciado por su olor que lo lleva a ser usado ya como condimento ya como perfume


3 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

No conocía este tomillo ¡es una preciosidad!
Un abrazo.

Miguel dijo...

Lo del perro, como no fuera un chihuahua y además cachorro, tienes razón en que resulta un poco difícil.
Me ha parecido reconocer en tus fotos un tipo de tomillo que conozco como "tomillo salsero"; por razones obvias lo del nombre.
Un abrazo,

JUAN FUENTES dijo...

Hacer ffotografias a las plantas és un trabajo muy curioso,sobretodo acompañadas por tus notas
Un fuerte abrazo desde Jerez




Publicar un comentario