1 de abril de 2012

Verónica

En el centro del bosquecillo había una glorieta, a la que rodeaban espesos matorrales hechos de evónymus, retamas olorosas, tamarindos, verónicas, adelfas y otros arbustos, combinados con arte primoroso.
                                                                                          Gloria
                                                                                           Benito Pérez Galdós

                                                     


Dos son las acepciones que recoge el DRAE para la palabra verónica: la planta que motiva esta entrada (Veronica persica) y un lance taurino, y a ambas las hace procedentes de un nombre de mujer, el de aquella que sostiene en sus manos un lienzo con el verdadero rostro de Cristo, nombre que tradicionalmente se hace derivar del latín vero icon, imagen verdadera, pero que parece que derivaría del griego Berenice, portadora de la victoria.


No aparece la Verónica en los evangelios canónicos sino en un texto apócrifo conocido como mors pilati que no tiene desperdicio. Según este texto la imagen de Cristo impresa en el lienzo la habría obtenido esta devota mujer no en el camino del calvario en un gesto de compasión, sino que deseosa de tener una imagen de Jesús para recordarlo cuando éste se encontrase lejos predicando, llevaba el lienzo a un pintor cuando tropezó con Jesús que al conocer su intención le pidió el paño que le devolvió con su imagen milagrosamente impresa. El que la Verónica doblase el lienzo en cuatro explicaría el que sean cuatro los paños venerados en distintos lugares: la catedral de Jaén, el monasterio de la Santa Faz en Alicante, el Sacre Coeur de París y San Pedro en Roma.


 Los dos estambres que destacan en nuestra flor son la explicación que dan algunos a que reciba el nombre de verónica, ya que recordaría la flor un rostro con sus dos ojos. (No me convence mucho; puestos a encontrar relaciones de ese tipo recuerda más al plato de Santa Lucía con sus dos ojos que al paño de la Verónica).


Más clara es la traslación del nombre a la tauromaquia, ya que el torero sostiene el capote al ejecutar este lance de modo similar a como la Verónica sostiene el paño. Literariamente ha dado más juego la verónica taurina que la floral, y no me resisto a terminar sin poner alguno de los versos de la elegía de Rafael Alberti a Ignacio Sánchez Mejías


                                                           Por el mar Negro un barco
                                                           va a Rumanía.
                                                           Por caminos sin agua
                                                           va tu agonía.
                                                           Verte y no verte.
                                                           Yo, lejos navegando;
                                                            tu por la muerte.


                                                           Verónicas, faroles
                                                           velas y alas.
                                                           Yo en el mar, cuando el viento
                                                            los apagaba.
                                                           Yo, de viaje
                                                            tu dándole a la muerte
                                                            tu último traje.
                                                                                           Verte y no verte
                                                                                           Rafael Alberti

6 comentarios:

Teresa dijo...

Que linda es. Saludos.

José Manuel Gavilán dijo...

Hola Joaquín.
Buenas fotos de esta bella florecilla. Muy propia de esta época. Buen trabajo.
Un abrazo desde Doña Mencía.

Elisa dijo...

Muy interesante toda la entrada, solo le pongo un pero a Alberti. Eso del barco que va a Rumanía me parece metido con calzador (no sé, a lo mejor tiene un significado oculto).

Vanessa de Alba - Antonio Núñez dijo...

Unas bellas imágenes Joaquín. Leyendo tu blog uno siempre aprende cosas nuevas, muy interesante la entrada.Saludos

Victoria dijo...

Bonitas fotos de la flor,y muy interesante la historia.
Saludos

rosario armando dijo...

Precioso todo lo que publicas!!!
Soy de la sierra y me vine a los catorce años pero me acuerdo de los Jaramagos los cuales se comían los cerdos.

Gracias por esta maravillade blog.
Una serrana nostálgica.

Publicar un comentario