4 de abril de 2017

Limodorum abortivum

¿Le molestaría alcanzarme esa orquídea que está allí, entre las colas del caballo? Hay muchas orquídeas en el páramo aunque, por supuesto, llega usted en una mala estación  para disfrutar de él en todo su esplendor
                                                                                      El sabueso de los Baskerville
                                                                                      Arthur Conan Doyle


Vuelve a aparecer una orquídea por estas páginas, en este caso una limodorum  supongo que abortibum. Existe otra variedad en España, la trabutianum pero mucho más escasa. Como vemos por la flor está emparentada con las cephalanteras, pero tiene algunas peculiaridades.


La primera es que se trata de la única orquídea sospechosa de ser parásita, ya que se han encontrado ejemplares con raíces unidas a las de otras plantas como jaras o encinas. Lo que si se puede asegurar es que es saprofita, viviendo sobre material en descomposición asociandose a hongos para lograr su sustento, y que carece de clorofila. Sus hojas son muy pequeñas, apenas unas escamas (de ahí lo de abortibum)


Al igual que sucede con otras orquídeas la polinización la realizan himenópteros, pero, y aquí viene otra peculiaridad, en el caso de limodorum abortibum el grado de  autopolinización parece ser muy elevado. Se han llevado a cabo experimentos en los cuales se mantenían ejemplares metidos en bolsas para evitar ser polinizados por insectos. Pues bien, se llegaron a alcanzar porcentajes de fecundación de hasta el 60%


Por lo que he podido leer el encontrarme con esta orquídea lleva aparejado un "factor suerte" mayor que el de otras plantas pues pueden pasar años sin que su parte aérea sea visible, aunque no he logrado enterarme a que obedece esta circunstancia.


Casi olvido decir que se conoce como orquídea violeta. Y está claro por qué.




1 comentario:

Teresa dijo...

Es preciosa yo todavía no la he visto. Besitos.

Publicar un comentario