11 de octubre de 2016

Orchis conica

Pero vos no sabés los ojos que tiene esa mujer, muy negros, sobre esa piel tan blanca. Y me olvidaba lo mejor: cuando ya aparece al final en la popa del velero, se ha puesto la flor de terciopelo en el cabello, a un costado, y no se sabe qué es más suave, si el terciopelo de la orquídea o el cutis de ella, que es como de pétalo de alguna flor.
                                                                                          El beso de la mujer araña
                                                                                          Manuel Puig



Me había comprometido a que la próxima vez que viniese una orquídea por aquí hablaríamos de sus tubérculos, y esa oportunidad ha llegado con esta Orchis conica.


Estos dos tubérculos que encontramos en la raíz no son parejos, uno de ellos es más oscuro,   arrugado y deshinchado que el otro, que se nos muestra terso, liso, pálido y de menor tamaño.  A partir del primero es desde el que se ha desarrollado la planta que estamos viendo, en tanto que el segundo, de nueva formación, es el que dará lugar a la planta el próximo año.


El filósofo griego Teofrasto, autor de dos tratados sobre las plantas, no sólo fue el primero del que tengamos constancia que usó el término orchis para referirse a las orquídeas, sino que atribuyó a sus tubérculos algunas propiedades, en la esfera sexual por supuesto. Y así consumir el tubérculo de mayor tamaño aumentaría el deseo y el vigor sexual, en tanto que el pequeño tendría el mismo efecto que aquel famoso bromuro que según la leyenda urbana se escondía en el café y en las sopas que servían en la mili. Andrés Laguna en sus comentarios a Dioscórides apuntaba que los hombres que comían el tubérculo mayor engendraban varones, mientras que el menor consumido por mujeres daba lugar a la concepción de mujeres


La Orchis conica pertenece a una familia de orquídeas, la orchis, distinta a la de  las cephalanteras que hasta ahora hemos visto. Y mientra que las cephalanteras atraen a los polinizadores simulando tener polen, las orchis muestran unas manchas o marcas en las flores, llamadas "señales del néctar" y que simulan precisamente eso, ser néctar a cuyo reclamo acuden los insectos.


3 comentarios:

Miguel dijo...

Las fotografías de las orquídeas, bellas, como todas las de este tipo de flores. Eso sí, lo del bromuro en mi opinión es algo más que una leyenda urbana y donde iba era en el «chusco» de pan que era la única pieza que había garantía de que todos nos las comíamos.
Un abrazo,

Montse Martínez Ruiz dijo...

Preciosa esta orquídea y muy interesante lo que has contado de los bulbos.
Un abrazo.

Raúl Martínez dijo...

Bellisimas fotos y extraordinaria orquídea. Mis felicitaciones y saludos desde Plantukis

Publicar un comentario