22 de marzo de 2016

Transparente

                                   Es el umbral en que mi madre interroga al poniente,
                                   en un día de 1975.
                                   Es una encrucijada de caminos.
                                   Alguien con un bastón hecho con ramas del árbol del olvido
                                   desató sus pasos.
                                   Es el sitio en que puse, de niño, rosas al porvenir.
                                   Es un verano antiguo y un alboroto de muchachas
                                   y la callada puerta que cruzaré un día por vez última.
                                   Es la muerte de mi hermana.
                                   Es un galo en su hora infinita.
                                   Es eso que está en mi voz
                                   y de algún modo salva mi vida y la perdona.

                                                                              De las ramas del árbol tranparente
                                                                              Rafael Adolfo Téllez



Tal vez esta planta no debería aparecer por estas páginas, pues aunque podemos encontrar el transparente (myoporum laetum) por la sierra no es una planta de por aquí y siempre la veremos asociada a asentamientos humanos. Pero del mismo modo que yo la he visto en varios lugares y me he preguntado qué era, también a otros les puede suceder lo mismo y por eso he decidido incluirla. Además de seguir ese criterio tampoco debería haber hablado de la hierba carmín o del tabaco moruno, entre otros.


El tan curioso nombre de transparente obedece a que cuando miramos sus hojas al trasluz se aprecian una serie de puntos translucidos y que son pequeños depósitos de esencia. Este aceite se llama ngaiona y es tóxico para los animales pudiendo provocarles la muerte por afecciones hepáticas así como dermatitis. He leído sin embargo que los maoríes se untaban con ellas para repeler a los mosquitos. El nombre científico hace referencia a lo mismo: del griego myo, cerrar, y porós, orificio.


En cuanto a laetum del latín alegre, luminoso le vendría de su color verde brillante. Por mantenerse verde todo el año también se conoce en muchos lugares como siempreverde, y es esta una de las características por las que ha sido importado de su Nueva Zelanda originaria, para formar setos vivos.


En algunos lugares, sobre todo en América, se conoce como mioporo

No, no era un sueño. Sin embargo ¿qué otra cosa podría ser si no? Vio, con los ojos cerrados, bajo la luz del mediodía, pero mate y como pintada por Carpaccio, su propio jardín. Los jacarandás, los mioporos y las sifleras de hojas charoladas, el grupo de cipreses, los laureles oscuros, los arriates bordeados de mirtos con las plantas no muy sobresalientes dentro
                                                                                          Los invitados al jardín
                                                                                          Antonio Gala


1 comentario:

Miguel dijo...

No me atrevo a asegurarlo, pero creo haberlo visto formando setos. Tendré que fijarme la próxima vez especialmente por aquello del veneno de sus hojas.
Un abrazo,

Publicar un comentario