29 de diciembre de 2015

Raponchigo

Un hombre y una mujer llevaban años deseando un hijo y por fin Dios les concedió su deseo. Un día, se encontraba la esposa junto a una ventana, mirando el jardín de su vecina, que era una bruja. El jardín, que estaba lleno de flores, plantas y vegetales, estaba rodeado por un alto muro. La esposa, embarazada, contemplaba un lecho de verdes y frescos rapónchigos y llamó a su esposo: "Si no consigo algunos de esos rapónchigos moriré."
Al atardecer, el marido saltó el muro del jardín, arrancó un manojo de rapónchigos y se los llevó a su mujer. Se los comió ávidamente, pero estaban tan sabrosos que su antojo creció. Y ahora quería más rapónchigos que nunca. Su marido trepó de nuevo el muro del jardín.
Pero esta vez la bruja lo estaba esperando.

                                                                                Rapónchigo (o Rapunzel)
                                                                                Jacob y Wilhelm Grimm




La Campanula rapunculus es una planta relativamente abundante, sin embargo es poco lo que he podido encontrar sobre ella. No parece tener muchas virtudes, salvo su indudable belleza, lo cual no es poco.



La raíz,  comestible y según he podido leer ya que no la he probado, de un sabor similar a las nueces, es en su forma similar a un nabo, de ahí que reciba también los nombres de nabiza, nabillo o nabo montesino. También las hojas son comestibles siendo muy usadas en ensalada en algunas regiones de Italia


Si alguien no conoce o no recuerda el cuento de Rapunzel o Raponchigo, puede encontrarlo aquí


1 comentario:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Conozco el cuento, pero no sabía que tenía algo que ver con esta campanilla. Una vez más, descubro algo nuevo.
Un abrazo, Joaquín y mis mejores deseos de felicidad y prosperidad para el nuevo año ¡Feliz 2016!

Publicar un comentario