21 de enero de 2015

Alfalfa. Mielga

                                                      Es el comienzo. Es el alfa.
                                                      El chiquero -vientre y sombra-
                                                      arroja sobre la alfombra
                                                      una negra sed de alfalfa.
                                                      ¿Dónde está el arroyo fresco?
                                                      No hay más curva de arabesco
                                                      que el capote, sierpe seca.
                                                      Todo es límite y resiste
                                                      y al álgebra ¡luz! embiste
                                                      La negación que derrueca.

                                                                                            Salida del toro
                                                                                            Gerardo Diego


Es indudable que el nombre con el que comúnmente nos referimos a la medicago sativa, alfalfa, procede del árabe. Ahora bien sobre su origen he encontrado varias versiones, pero me quedo con la que lo liga al caballo, me parece más bonita. El caballo llegó al próximo oriente de la mano de pueblos asiáticos, que junto al caballo llevaban también su alimento, al que en persa denominaron algo así como aspa-asti, traducido: lo que comen los caballos. Tras varios vericuetos linguísticos acabaría en el árabe al-fasfasat.


Por lo qué he leído en un articulo científico tal vez en lugar de alfalfa debería hablar de mielga, pues concluye dicho artículo que la mielga es una alfalfa espontánea  habitual en los bordes de los caminos y en los campos abandonados indistinguible de  la cultivada. Vendría del nombre que los griegos le daban a la alfalfa: medica, que no tendría nada que ver con los médicos sino con los medos, que son los que con el fin de alimentar a sus caballos durante las guerras médicas, introdujeron la alfalfa en Grecia. Un melgar sería un lugar en el que abundan o se siembran mielgas (alfalfa), de ahí los topónimos Melgar de Arriba, de Abajo, de Fernamental, de Tera...


Y tenemos un pequeño cuento de Juan Martínez Villergas que nos habla de una mielga, de una mielga y un caballo:

Es el caso que nació una mielga en la torre arrimada a la veleta, en uno de aquellos años fértiles en los que hasta las piedras producen pan. Los vecinos de La Nava quisieron obsequiar con la tal mielga de la torre al mejor caballo de todo el pueblo, y a tal efecto ataron al cuello del animal una soga con nudo corredizo; subiéndose después al tejado de la torre, tiraron con todas sus fuerzas a fin de subir al caballo para que pudiera comer la mielga. Como el pobre animal pesaba mucho y el nudo fatal de la soga se iba corriendo, cuando llegó al tejado ya estaba ahorcado, y hay quién añade que los habitantes de la Nava, al ver como el caballo torcía los ojos y enseñaba los dientes, exclamaron: "¡Mira, mira como se ríe el caballo de que ve la ganancia al ojo!"


                                                          El caballo y la mielga, de Textos picantes y amenos (recogido por Montserrat Amores en Catálogo de cuentos folklóricos reelaborados por escritores del siglo XIX)


Si atendemos a internet los beneficios de la alfalfa son múltiples: es buena para el colesterol (con la de cosas buenas que hay para el colesterol, me pregunto cómo puede haber tanta gente que aun necesite pastillas), para la próstata, para el estómago, para la diabetes, el riñón...pero si atendemos fuentes de información serias nada de esto esta probado, todo es presunto como en los crímenes.


Y me despido con un tango:

                                                     La esquina del herrero, barro y pampa; 
                                                     tu casa, tu vereda y el zanjón,
                                                     y un perfume de yuyos y de alfalfa
                                                     que me llena de nuevo el corazón
                                       
                                                                                          Sur
                                                                                          Homero Manzi


4 comentarios:

Miguel dijo...

No tan lejos de La Nava, no se si será la misma del cuento, recuerdo un campo de alfalfa que en aquellos años de la infancia me parecía enorme. Hoy supongo que lo vería como un campito pequeño.
Un abrazo,

Montse Martínez Ruiz dijo...

Magnífica, como siempre, la historia y los versos sobre la alfalfa.
Es un placer leerte, Joaquín.
Un abrazo.

charrancito dijo...

Este blog es referencia ineludible para todo amante de la naturaleza.
Este artículo es otra joya de este ilustre tesoro.
Un fuerte abrazo, paisano.

JOSE LUIS dijo...

Por si fuera interesante o de utilidad para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
plantararboles.blogspot.com.es
Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
Salud,
José Luis Sáez Sáez

Publicar un comentario