12 de febrero de 2012

Hongo yesquero

Un día, ya oscurecido, se encontró con que no podía comprase ni una vela, y entonces se acordó de un cacho de yesca que había en la bolsita sacada del árbol de la bruja. Buscó la bolsa y sacó el trocito de yesca; y he aquí que al percutirla con el pedernal y saltar las chispas, se abrió súbitamente la puerta y se presentó el perro de ojos como tazas de café
                                                                                     La cajita de yesca
                                                                                     Hans Christian Andersen


Supongo que nadie a estas alturas se sorprenderá si digo que, más allá de lo puramente botánico, me gusta indagar qué hay detrás de las plantas, encontrar relaciones con la literatura, la medicina, la mitología, la historia...conocer cosas nuevas a veces por los caminos más insospechados. Otzi ha sido uno de esos descubrimientos y llegué a él por medio del hongo yesquero (Fomes fomentarius) . Contaré su historia  por si alguien no la conoce.


El año 1991 un matrimonio alemán que se encontraba de turismo por los Alpes halló cerca de la frontera entre Italia y Austria un cadáver momificado. Una vez realizadas las pruebas pertinentes se comprobó que era la momia humana natural más antigua de la que se tiene conocimiento ya que vivió unos 3300 años antes de nuestra era. Hay momias más antiguas, pero no han alcanzado dicho estado de manera natural sino por acción del hombre. Tampoco todos están de acuerdo en que Otzi sea la más antigua de las naturales pero dejémoslo estar y continuemos. Dada la zona en que se encontró, la región austriaca de Otztal, fue bautizado como Otzi. La causa de su momificación (no confundir con la de su muerte) fue el intenso frío. Si hacemos inventario de lo que Otzi llevaba consigo encontramos, entre pedernales, flechas, un hacha o un cuchillo, un hongo yesquero.


El hongo yesquero, también conocido por su forma como casco de caballo, debe su nombre a que de él se obtiene, raspándolo, yesca con la que encender fuego. Se piensa que para eso lo llevaba Otzi en su morral. Pero no nos fiemos mucho de las suposiciones e hipótesis de los especialistas: una de las conclusiones a las que al parecer llegaron tras analizar su pelo  fue que Otzi era vegetariano, y mira por donde al estudiar su contenido estomacal se comprobó que su última comida había consistido en carne de gamuza y de ciervo. Quedémonos pues con que llevaba el hongo. Él sabría para qué.


Podéis leer completa la cajita de yesca de Hans Christian Andersen. Y os dejo también el enlace a un vídeo en el que puede verse el proceso de encender fuego con un hongo yesquero

4 comentarios:

Teresa dijo...

Muy interesante,me gusta lo que cuentas.Saludos

Montse dijo...

Este hongo es otra de esas pequeñas maravillas que tiene la naturaleza y que nos dejan asombrados.
Aprecio mucho la labor que realizas, Joaquín, más allá de la botánica, porque saber sobre estas cosas nos enriquece a todos ¡muchas gracias por esta valiosa información!

Y un abrazo :)

Aikatherine dijo...

Pahkoiksi (Gnarl) se llama en los árboles que se encuentran en malformaciones o enfermedades, que probablemente será una mutación o daño de la superficie de madera. Se jälsisoluista un árbol (en la superficie causando un incremento en el espesor de las células), empieza a dividirse más rápidamente que otras, produciendo las mismas células. Este evento está muy bien ilustrada, por ejemplo, de corte pahkan a través de la veta de la madera visible. Consiste en el paso del tiempo, a veces en una verruga grande en el lado del tronco del árbol, rama o raíz.

Los árboles pahkoista (Gnarl) produjo una gran cantidad de artículos de uso y las joyas, como los centros de pahkakuppeja y cuencos. Pista grande justo gnarl puede estar compuesta de muebles.

genaro garcia dijo...

Muy interesante

Publicar un comentario