18 de julio de 2011

Teticas de doncella

No me las enseñes más 
que me matarás.
Estábase la monja
en el monesterio
sus teticas blancas
de so el velo negro.
Más,
que me matarás.
                                                                                                Las teticas de la monja
                                                                                                Diego Sánchez de Badajoz


Nos encontramos ante otra planta parásita, el Cytinus hypocistis, que parasita diversas especies de cistáceas. Como otras plantas parásitas carecen de hojas, las cuales se han transformado en unas escamas rojizas.





Por el aspecto antes de florecer pensaba que se trataba de cytinus ruber, que parasita a la estepa blanca, pero esta especie da flores blancas en lugar de amarillas. De todos modos admito sugerencias.


Las teticas de doncella son comestibles (me temo que debo estar incurriendo en alguna incorrección política) y son dulces, de un sabor parecido a la miel de ahí que en muchos lugares se conozcan como melera.



9 comentarios:

Elvira dijo...

Las primeras parecen brasas entre carbón o leña quemada y llena de ceniza. Curiosísimo.

Saludos

charrancito dijo...

Muy curiosa y preciosa inflorescencia, Joaquín.
Gracias por compartir un postre tan dulce que es a su vez un manjar visual exquisito.

Un fuerte abrazo.

Montse dijo...

Bellísimas imágenes y muy interesante lo que nos explicas sobre estas especies parásitas.

Un besito.

Jesús Dorda dijo...

Tan bonita y curiosa es la planta como gracioso el nombre común.
Y siempre sabes encontrar la cita literaria adecuada. Nos has puesto un sonrisa pensando en ... teticas.

charrancito dijo...

Gracias, Joaquín, por seguir tan de cerca mi blog.
Un fuerte abrazo.

Bastidas dijo...

Son realmente hermosas.
felicidades por el blog
Un abrazo

José Manuel Gavilán dijo...

Curiosa entrada, amigo Joaquín. Un abrazo desde Doña Mencía.

Sill Scaroni dijo...

Que fotos interesantes y bellas. Me encantó el reportaje, Joaquin.
Un abrazo.
Sill

Jaume Morera dijo...

¡Preciosas fotografías!. La primera vez que las ví eran en una tierra volcánica, y al darles la luz del sol realmente parecía que saliesen brasas de la tierra.

Saludos

Publicar un comentario